Esta entrada del blog está situada en Roma, pero podría estarlo igual en Atenas, Mérida, Arlés,  Pompeya, Babilonia, Éfeso o cualquier ciudad que conserve unas ruinas griegas, romanas o de cualquier gran civilización clásica.

Os invito a que, la próxima vez que visitéis un museo o unas ruinas clásicas, deis un vuelco a vuestra forma de ver las estatuas romanas y trabajéis un poco con vuestra imaginación.

Esas estatuas que ahora vemos tan sobrias, monocromas, generalmente de color claro, debido al mármol del que estaban hechas o a la preparación de yeso que recubría otros materiales, originalmente estaban pintadas de vivos colores. Muchas de estas estatuas aún conservan restos de su policromía. Un equipo de científicos e investigadores, aplicando técnicas de rayos láser, barridos de luces ultravioletas, exámenes microscópicos y análisis químicos determinaron el color que recubría y encargaron a un grupo de artesanos que reprodujeran fielmente los colores originales. Las obras resultantes se exhibieron por todo el mundo en una exposición itinerante. El resultado es sorprendente. Choca bastante con nuestra percepción del mundo clásico.

unusualtravels_el_color_de_los_dioses

Paolo Liverani, que trabajó en este proyecto junto con el danés Jan Stubbe (director de la Glyptotheka de Copenhague) y el alemán Vinzenz Brinkman hace una recomendación:

”Hay que ver estas obras con los ojos de aquellos años e imaginárselas bajo el sol penetrante y cegador del verano griego, o contrastando con una pared de estilo pompeyano, pintada en rojo y negro o con las paredes del Foro romano de Augusto, de mármol pintado en azul intenso con festones rojos. Eran contrastes fuertes para luces fuertes”

 

Si te ha gustado está entrada de nuestra página, ayúdanos a compartirla y dale al botón de abajo para publicarla en tu perfil. Así otros podrán disfrutar de ella. Gracias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.