Los viajes no son solo viajes, son un compendio de muchos días sueltos, muchas vivencias, muchos kilómetros y muchas anécdotas... un camarote de los hermanos Marx que, con un poco de suerte, tras nuestro regreso, conseguimos aglutinar y dar forma para poder evocar, falsamente, como un recuerdo conjunto.