Entre Marsella y Cassis, hay un paraje de blancos y abruptos acantilados conocido como Los Calanques, con numerosas calas de ensueño, a las que se accede por escarpados senderos. Una calanque, es más o menos como un fiordo. Para los que no tengan ganas de circular como una cabra por los caminos de acceso, desde el poblado pesquero de Cassis o desde Marsella, parten barcos que hacen un recorrido por las calas. Aunque los viajeros inusuales somos aventureros y sufridos, y nos gusta acceder a los lugares por los caminos más complicados, la excursión en barco es tan bonita, que merece la pena renunciar por una vez al sufrimiento.

La Ciotat - Calanque de Figuerolle

La Ciotat – Calanque de Figuerolle

El itinerario para visitar las Calanques, se puede iniciar desde Marsella o desde Cassis.

Por mar

Desde el Puerto Viejo o en el Puerto de la Pointe Rouge de Marsella se contratan las excursiones que vienen a durar entre 2 y 3 horas. Las hay con un recorrido ya establecido, y otras a la carta. Obviamente el precio debe variar mucho entre unas y otras.

Excursiones clásicas:
Icard maritime : 04 91 330 329 – www.visite-des-calanques.com
Marseille croisière Calanques : 0825 136 800 – www.croisieres-marseille-calanques.com
Excursiones a la carta:
Bleu Evasion : 06 34 13 74 22 – www.visite-bateau-calanques-marseille-cassis.fr
L’Hydra : 06 61 40 90 72 – www.visite-des-calanques.com

Otra forma de visitar las calas es hacerlo en piragua. Las excursiones son con guía y duran medio día. Es indudable que vas a tener que sudar la gota gorda, pero que un buen baño en una cala después del esfuerzo, te va a saber como si te tocara la lotería.

Excursiones en piragua :
T: 04 91 73 27 16 / 06 20 46 83 82 contact@raskas-kayak.com – www.raskas-kayak.com

Por Tierra

En total hay 12 calanques, con un número mayor de pequeñas calas. La cala más accesible por tierra, es la de Port Miou, pero justamente por eso mismo está completamente colonizada y plagada de barcos. Yo que vosotros directamente la descartaría.

Calanque de Morgiou

Calanque de Morgiou

Una de las más majestuosas, además de apreciada por los escaladores, es la de En-Vau, cuya pequeña playa de arena blanca y agua cristalina lleva a la Gruta del Diablo, una poderosa cueva esculpida por las olas. No muy lejos se alzan las crestas calcáreas de Castelviel, cuya vista es espectacular desde el mar. A partir de aquí el acantilado se empina cada vez más sobre las aguas hasta alcanzar los 460 metros de la Grande Candelle.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.