En el momento en el que me bajé del coche y vi las puertas fortificadas de Granadilla, una nueva, turbulenta e intensa pasión se aposentó en mi pecho. Amé a esa ciudad nada más verla y supe que iba a disfrutar de ese día como un gorrino disfruta en una charca de barro.

unusualtravels_Granadilla_castillo

Granadilla es una ciudad amurallada que se despobló en los años 50 cuando se construyó el pantano de Gabriel y Galán. Se incluyó entre las tierras inundables por el embalse, aunque el agua nunca llegó a sus límites, ni tan siquiera en los momentos en los que el pantano ha estado a su máxima capacidad. A pesar de ello, la población sigue catalogada como tierra inundable. En 1980 se declaró conjunto histórico-artístico y posteriormente se incluyó dentro del Programa de Recuperación de Pueblos Abandonados.

Durante los años de abandono, la mayor parte de las casas de Granadilla se fueron cayendo, hasta que la ciudad quedó en un estado de ruina avanzado. Solo resistieron las murallas, el castillo y algunas de las viviendas de mejor factura. Actualmente el pueblo está en fase de reconstrucción. De la misma se encargan los ministerios de Obras Públicas y Urbanismo; Agricultura, Pesca y Alimentación; y Educación y Ciencia, que organizan de forma periódica campañas de restauración llevadas a cabo por estudiantes y voluntarios. Últimamente ha surgido la polémica acerca de si se debe devolver las propiedades a sus antiguos propietarios y revocar el decreto de expropiación. Pase lo que pase, en estos momentos podemos visitar un pueblo único, aún sin habitar y en un interesante estado de recuperación.

La población está asentada en una península a la que se accede, después de recorrer 10 km. de carretera forestal con algunos tramos en mal estado, desde el pueblo de Zarza de Granadilla. A pesar de estar salpicado de eucaliptos, el camino de acceso es bastante agradable. Nada más llegar al pequeño aparcamiento, nos encontramos con la imponente figura del castillo del siglo XV, que consta de un cuerpo principal cuadrado al que se hayan adosados 4 cuerpos cilíndricos. Nada más entrar podemos recorrer la calle principal o subir directamente hasta la azotea del castillo, que para mi es lo más recomendable, con el fin de ver todo el pueblo desde lo alto de sus almenas. La pequeña ascensión merece la pena. Junto al castillo se encuentra la casa rectoral, con un bonito porche con columnas de piedra y una solana que da a la casa el aspecto de una vivienda del norte de España, de Cantabria o de Asturias.  Yo, después de bajar del castillo, rodee todo el perímetro de la ciudad por el camino de ronda de las murallas.  Desde la altura que te brindan las murallas se domina visualmente todo el pueblo. La mayor parte del centro está reconstruído y en perfectas condiciones, pero en la periferia, solo quedan los muros de las construcciones. Durante el recorrido te encuentras con algunas sorpresas, como una exposición de arte al aire libre, pequeños jardines románticos que aprovechan el espacio de las torres de la muralla, un huerto de naranjos cuajado de frutas o un corral de vacas negras avileñas. Aunque actualmente no se pueda vivir en el pueblo, algunos habitantes siguen desarrollando sus actividades entre sus muros. Al finalizar el recorrido por el adarve, me interné en el centro del pueblo hacía la plaza mayor. Aquí se pueden ver algunos edificios notables, como la “Casa de las Conchas, la “Casa del Minarete”, la “Casa del Ayuntamiento”, la “Casa de los Arcos”, el antiguo juzgado o la iglesia parroquial de la Asunción.

unusualtravels_Granadilla_aereo

Como curiosidad, añadiré que Granadilla sirvió como escenario para la realización de algunas escenas de la película “Átame“, del director manchego Pedro Almodovar.

Actualmente los antiguos habitantes de la villa y sus descendientes, se reúnen en dos veces al año en la villa, durante la romería de la Virgen de Agosto (15 de agosto) y el día de los Difuntos (1 de noviembre). Son los dos únicos días del año en los que el pueblo permanece abierto durante parte de la noche, el resto del año los visitantes tienen que atenerse a un horario de apertura y cierre de la localidad;

  • Horario de Invierno; Mañanas de 10:00 h. – 14:00 h. – Tardes de 16:00 h. – 19:00 h.
  • Horario de Verano: Mañanas de 10:00 h. – 14:00 h. – Tardes de 17:00 h. – 20:00 h.
  • Tlf: 927 19 94 85 –  Tlf:  927 01 79 76.

La visita al pueblo, se puede complementar con un entorno realmente interesante ya que está relativamente cerca de Plasencia, de Béjar, de Hervás, con una interesantísima judería, de las Batuecas, con poblaciones tan bonitas como La Alberca, de las ruinas romanas de Caparra o del conocido Valle del Jerte. En resumen, una excursión que puede llenar por completo un fin de semana, empapándose de historia y visitando algunos rincones de la España más inusual.

 

Si te ha gustado está entrada de nuestra página, ayúdanos a compartirla y dale al botón de abajo para publicarla en tu perfil. Así otros podrán disfrutar de ella. Gracias

2 Respuestas

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.