Original, divertido, con un ambiente acogedor y además se come de maravilla…. ¿que más podemos pedir a un restaurante para recomendarlo dentro de nuestra lista de establecimientos inusuales? Aunque, si queremos hablar con propiedad, El Solar de Bujadas no es un restaurante, ni una casa de comidas, ni un bar… es algo completamente diferente a lo que hasta ahora habías conocido.

No encontrarás un enorme y vistoso cartel anunciando el local, ni demasiadas pistas a lo largo el camino, ya que eso es parte de su encanto. Si te pierdes llamas por teléfono, y ellos mismos te indican, muy amablemente, por donde tienes que dirigir tus desorientadas carnes para llegar hasta la casona.

Patrito, la dueña del local, ha adaptado poco a poco y con mucho esfuerzo, trabajo y buen gusto, su residencia habitual, una casona del s. XVI en el pueblo de Suesa, en Cantabria, en un lugar exquisito en el que se puede comer o cenar un menú de mercado, eso si, avisando con antelación. La casa cuenta con varios espacios diferentes, habilitados como comedores; un acogedor porche, un amplio soportal y un gran jardín cuajado de flores, en los que podrás disfrutar de los excelentes platos que prepara Patrito. Los precios son asequibles y , por descontado, resultan irrisorios en relación con la comida y la sensación de mimo y exclusividad que se respira en el Solar de Bujadas.

Nosotros hemos estado varias veces, encargando en una ocasión una comida para 50 personas que resultó todo un éxito; garbanzos con langostinos, picantones con salsa de chocolate, croquetas de maganos, fumet de pescado, corona de chuletas… cada vez que recuerdo alguno de los platos que he comido, se me hace la boca agua.

Solar de Bujadas

Si te ha gustado está entrada de nuestra página, ayúdanos a compartirla y dale al botón de abajo para publicarla en tu perfil. Así otros podrán disfrutar de ella. Gracias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.