Fruto de la corrupción, en Nuadibú, Mauritania, se encuentra el mayor cementerio de barcos del mundo. Más de 300 barcos yacen abandonados en las playas de la segunda ciudad del país. En su mayor parte son pesqueros, cuya actividad se desarrollaba en los caladeros marroquíes y mauritano. Los armadores, sobornando al funcionario de turno, dejaron ahí abandonados los cascarones para evitar pagar los costes de dar de baja y desguazar el barco en otro país. La vista de la playa llena de barcos fantasma, no deja de tener su encanto y su toque post-apocalíptico, pero en el fondo es una guarrada de tomo y lomo. Eso si, te permite sacar unas fotos estupendas y presumir luego a la vuelta delante de tus amigos… como si hubieras estado en el fin del mundo. Y puede que lo sea…

Por cierto… el de la moto de la foto de la galería de imágenes soy yo….  A vuestro servicio.

Si te ha gustado está entrada de nuestra página, ayúdanos a compartirla y dale al botón de abajo para publicarla en tu perfil. Así otros podrán disfrutar de ella. Gracias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.