He recorrido muchas carreteras en muchos países diferentes y en todo tipo de vehículos. Generalmente intento estar a los mandos, ya que el placer que me aporta la experiencia de conducir en un nuevo país es una gozada. Los países del tercer mundo tienen sus reglas especiales y hay que cambiar por completo nuestro concepto de cuales son nuestros deberes y derechos en la carretera. En la mayor parte de estos países, se producen menos accidentes de los que podríamos creer al ver sus caóticas carreteras, ya que sus conductores siguen un particular código de conducta no escrito por leyes y reglas internacionales. Cuanto antes lo aprendas y lo apliques, más tiempo pasarás sin sufrir percances. A pesar de ello, suelen ser carreteras peligrosas en las que es fácil tener accidentes. Mi cuerpo lleno de costurones es una de las pruebas que lo atestiguan.

dsc_0993

Conducir por la India es toda una experiencia. En primer lugar, heredado de su pasado como colonia británica, conducen oficialmente por la derecha. Es necesario ir configurando mentalmente tu cabeza durante los primeros días y estar muy atento a los giros, cruces y escasas rotondas, para no acabar yendo a la primera ocasión por el carril contrario y encontrarte un vehículo de frente. aún así, eso no es garantía de que no te lo encuentres, ya que oficiosamente conducen por donde les da la gana o, más bien dicho, por donde haya espacio suficiente para meter su vehículo. En las ciudades no existen las divisiones entre carriles, mientras que en la carretera es común encontrarte adelantamientos de tres vehículos en batería, ocupando toda la superficie de la calzada detrás de cada curva. En una ocasión entramos en un autovía recién construido, y los conductores empleaban Lo carriles de un lado y de otro como si fueran una carretera normal, yendo en ambos sentidos.

dsc_2

A pesar de todas la dificultades, es una experiencia única, que creo que cualquier viajero inusual no se debe de perder, al menos durante una vez en su vida. Es una forma de entrar en contacto con el país, que te enseña mucho acerca de su modo de vivir, de pensar y le aporta un valor especial, por ejemplo, a los logros que en ese sentido hemos conseguido en los países “más civilizados”. También hay lugar para las notas de humor y la sonrisa. Y además muchas. Entre los aspectos más curiosos, figuran las advertencias que hay diseminadas por toda la ruta. Carteles oficiales en los que las autoridades, de forma algo infantil, te advierten de los peligros con juegos de palabras, muchas veces versificados, que recuerdan a las cartillas que leían a nuestros padres de pequeños en el colegio, o simples advertencias y sugerencias pintadas en las traseras de camiones y autobuses. La variedad es curiosa y divertida.

dsc_0963

El cartel “Don’t be a Gama in the land of Lama”, en la subida a la cordillera del Himalaya, nos mantuvo en suspenso durante mucho tiempo, hasta que un habitante local nos explicó que “gama” es una expresión para denotar a la gente prepotente, orgullosa…. vamos, que no te pases de listo en la carretera justo en el país de los lamas, símbolo de paciencia y humildad.

Otro aspecto curioso son los carteles que en muchas ciudades advierten de las sanciones que te pueden caer si transgredes las normas de circulación. Lo curioso es, por ejemplo, que la sanción por hacer zig-zag por las calles en un vehículo, depende de la cilindrada del mismo. Cuanto mayor es la montura, mayor es la sanción. La lista es curiosa y merece darle un buen vistazo.

En fin, que conducir en la India, puede ser muy peligroso, pero también tiene sus distracciones. Eso si, que no capturen tu atención en exceso, porque cualquier descuido en este país te puede costar caro.

Pulsa en las miniaturas para ampliar las fotos

Si te ha gustado está entrada de nuestra página, ayúdanos a compartirla y dale al botón de abajo para publicarla en tu perfil. Así otros podrán disfrutar de ella. Gracias

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.